cual es la mejor pagina para opciones binarias by grupo opciones binarias
opciones financieras un enfoque fundamental pdf rating
4-5 stars based on 53 reviews
Sitio con toda la información necesaria para operar de forma rentable en los mercados financieros como el Forex empireoptions opciones binarias Acciones ...

• Semicon West 2016.... • Latest Generation Metrology for Combined Thin Films and OCD Measurements.... • TSV Development Project.... de opciones binarias Índice Anterior Siguiente La gestión del conocimiento: un nuevo enfoque en la gestión empresarial * Lic. Yudith Pérez Rodríguez 1 y MsC. Adrián ...

DOCUMENTO INTRODUCTORIO MACROECONOMÍA Y POLÍTICAS DE CRECIMIENTO Jayati Ghosh Profesora Centro de Estudios Económicos y Planificación Facultad de ... Artículos de investigación . Medición de la calidad del servicio en las instituciones financieras a través de la escala de Servqual . Service quality ... 3 1. INTRODUCCIÓN El presente tema analiza, desde un enfoque descriptivo y didáctico, adaptado a un nivel de conocimientos de carácter generalista en ...

Desarrollo de habilidades pdf 1. Juan José Huerta Gerardo Rodríguez Visítenos en: www.pearsoneducacion.net Huerta ... Hay dos tipos de libros electrónicos con ciertas diferencias en sus funciones: ePUB y PDF. El formato ePUB permite leer libros en pantalla de forma más ...

Informe sobre Desarrollo Humano 2013 El ascenso del Sur: Progreso humano en un mundo diverso Vidas empoderadas. Naciones resilientes. Publicado por el 5 En materia de auditoría, en cualquiera de sus tipos, el control interno viene a ser un aspecto de vital importancia, ya que dependiendo de la calidad de ...

3. FIBROMIALGIA

 

 

3.1 ¿Qué es la fibromialgia?

En 1992 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la FM como una enfermedad reumatológica, aunque dos años antes el Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology, ARC) ya había establecido los criterios oficiales para su diagnóstico. Según esta institución médica, debe diagnosticarse FM cuando el paciente manifiesta un historial de dolor generalizado durante al menos tres meses seguidos en once de los dieciocho puntos sensibles a la palpación digital.

 

El dolor se considera generalizado cuando aparece en ambos lados del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura y en el esqueleto axial.  Al mismo tiempo, el dolor a la palpación digital debe estar presente en los siguientes puntos sensibles:

 

  • ·       Occipital (bilateral), en las inserciones del musculo suboccipital.
  • ·       Cervical inferior(bilateral), en las porciones anteriores de los espacios interapofisarios transversos de C5-C7.
  • ·       Trapecio (bilateral), en la mitad del borde superior.
  • ·       Supraespinoso (bilateral),en su origen, encima de la espina de la escapula cerca del borde medial.
  • ·       Segunda costilla (bilateral), en la segunda unión costocondral justamente lateral en relación a las uniones de las superficies localizadas por encima.
  • ·       Epicondilo lateral (bilateral), dos centímetros distal a los epicondilos.
  • ·       Glúteo (bilateral), en el cuadrante superior externo de nalga, en el pliegue anterior del musculo.
  • ·       Trocánter mayor (bilateral) , posterior a la prominencia trocanterea.
  • ·       Rodilla(bilateral), en la bolsa adiposa medial próxima a la línea articular.

 

Desde el año  2003  y en la actualidad se suelen utilizar los   “Criterios canadienses”, que permiten a un historial de dolor durante al menos tres meses, en ambos lados del cuerpo, encima y debajo de la cintura, incluyendo dolor lumbar y dolor esquelético axial- espina cervical, pecho anterior, espina torácica o baja espalda y dolor a la palpación en once o más de los siguientes puntos sensibles:

 

  • ·       Occipucio, en la inserción de los músculos suboccipitales
  • ·       Cervical inferior, en la cara anterior del espacio intertransverso (los espacios entre las apófisis transversas) en C5-C7.
  • ·       Trapecio, en el medio del borde superior.
  • ·       Supraespinoso, en el origen, encima de la espina escapular, cerca de se borde medial.
  • ·       Segunda costilla, justo lateral a la segunda unión costocondral, en la superficie superior de la costilla.
  • ·       Epicondilo lateral, dos centímetros distal al epicondilo (en el musculo braquiorradial).
  • ·       Glúteo, en el cuadrante superior externo de la nalga en el lado anterior del musculo.
  • ·       Trocánter mayor, posterior a la prominencia del trocánter, y rodilla, en el cojín graso medial próximo a la línea articular.

 

 

Además del dolor y la hipersensibilidad obligatorios, otros síntomas y signos clínicos adicionales pueden contribuir de forma importante a la intensidad de la enfermedad del paciente. Dos o más de estos síntomas se manifiestan en la mayoría de pacientes con FM que se plantean buscar atención médica.

 

Por otro lado, es raro que un paciente con FM tenga todos los síntomas o signos asociados. Como resultado, la presentación clínica de la FM puede variar algo de unos casos a otros y los patrones de presentación pueden llevar en algunos casos al reconocimiento de subgrupos clínicos de FM. Estos Síntomas y signos clínicos adicionales, aunque no imprescindibles, suelen ser clínicamente importantes. Algunos de esos síntomas y signos son:

 

·       Manifestaciones neurológicas.  

A menudo se manifiestan alteraciones neurológicas como  músculos hipertónicos e hipotónicos, asimetría y disfunción musculo esquelética que afecta a músculos, ligamentos y articulaciones, patrones atípicos de adormecimiento y hormigueo, respuesta anormal de la contracción muscular y fasciculaciones. Frecuentemente hay dolor de cabeza, dolor y disfunción de la articulación temporomandibular, debilidad generalizada, alteraciones en la percepción, inestabilidad espacial y fenómenos de sobrecarga sensorial.

 

·       Manifestaciones neurocognitivas.

Habitualmente se presentan  dificultades neurocognitivas, entre las que se incluyen deterioro de la  concentración y de la consolidación de la memoria a corto plazo, deterioro de la velocidad de actuación, incapacidad para realizar varias tareas a la vez, distracción fácil y sobrecarga cognitiva.

 

    Según estos criterios, en el diagnóstico de la FM, el médico o el especialista debe detenerse en las observación de los siguientes síntomas:

 

·       Fatiga.  Hay una fatiga persistente y reactiva, acompañada de una resistencia física y mental reducida, que a menudo interfiere con la capacidad del paciente para hacer ejercicio.

 

 

·       Alteraciones del sueño. La mayoría de pacientes con FM experimenta sueño no reparador, que suele ir acompañado de insomnio, despertares nocturnos frecuentes, mioclono nocturno y síndrome de piernas inquietas.

 

 

·       Manifestaciones autonómicas y neuroendocrinas. Manifestaciones que incluyen arritmias cardiacas, hipotensión mediada neuralmente, vértigo, inestabilidad vasomotora, síndrome de Sicca, inestabilidad de la temperatura corporal, intolerancia al frio o al calor, alteraciones respiratorias, alteraciones de motilidad intestinal y de vejiga con o sin colon irritable o disfunción de vejiga, dismenorrea, pérdida de adaptabilidad y de tolerancia al estrés, aplanamiento emocional, labilidad y depresión reactiva.

 

 

·       Rigidez. Normalmente, en la FM se presenta una rigidez generalizada o regional, que es más grave al despertar y que suele durar unas horas, como en la artritis reumatoide activa. La rigidez puede volver en periodos de inactividad durante el día.

 

Por último, hay que citar los criterios que McCarthy y Koopman propusieron en 2002 para el diagnóstico de FM y que se resumen en que sólo es necesario que haya dolor en cinco puntos sensibles, ausencia de otras enfermedades y se cumplan tres criterios de entre los siguientes:

  

·       Cambios en los síntomas por la actividad física

·       Empeoramiento de los síntomas con el estrés

·       Sueño no reparador

·       Fatiga general

·       Dolores de cabeza

·       Colon irritable

·       Sensación de inflamación

·       Parestesia, sensación anormal de los sentidos o de la sensibilidad general que se manifiesta como hormigueo o adormecimiento, acorchamiento, que se produce por una patología en cualquier área de las estructuras del sistema nervioso central o periférico

·       Ansiedad

 

A pesar del establecimiento y la evolución cada vez más precisa de estos criterios, se estima que menos de un tercio de las personas que padecen dolencias están correctamente diagnosticadas y con mucha frecuencia, los síntomas se confunden o asocian a otras enfermedades o estados carenciales.

 

3.2.2 ¿Qué causa o cuál es el origen de la Fibromialgia?

 

              Es posible que exista una base genética para la FM y que la enfermedad se desencadene en personas predispuestas tras un fuerte impacto físico o emocional como un accidente automovilístico, una intervención quirúrgica invasiva, un trauma emocional, la pérdida de un ser querido, una decepción amorosa, sufrir acoso moral en el trabajo (mobbing) o la exposición continuada a tóxicos y contaminantes químicos.

En esta línea, y sobre la base del Síndrome común de Sensibilidad Central planteado por el doctor Muhammad B. Yunus, se mueven los argumentos de Miguel Jara, escritor y periodista especializado en la investigación y análisis de temas de salud y ecología, corresponsal en España del British Medical Journal  y colaborador habitual en Discovery DSalud, quien sostiene lo siguiente:

 

“ Una alimentación llena de productos químicos, la presencia de 104.000 sustancias sintéticas toxicas liberadas en el medio ambiente que se encuentran en todas partes y cubren todas las facetas de nuestra vida cotidiana, la contaminación elictromagnetica de los aparatos inalámbricos o los ambientes sintéticos de las oficinas modernas provocan nuevas afecciones.

 

              Son enfermedades ambientales (…). Existen personas hipersensibles a los productos químicos tóxicos. Huelen alguna sustancia y en cuestión de segundos se marean, muestran incapacidad para nadar, hablar o pensar. El concepto de salud o normalidad no existe para ellas pues en cualquier momento o lugar puede desarrollarse una enfermedad crónica, multisistemica e incapacitante denominada Sensibilidad Química Múltiple (SQM), que como no esta reconocida en la práctica no existe. En demasiadas ocasiones la SQM  se acompaña de Fibromialgia (FM)- dolor intenso y crónico en músculos y articulaciones- y Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) , un agotamiento extremo producido por múltiples causas con dolor y otros síntomas coincidentes con las anteriores enfermedades. Las tres patologías tienen algo en común: uno de sus factores desencadenantes más claros es la exposición a sustancias químicas toxicas.”

 

Sea como fuere, el desencadenante activa las neuronas mediante diversos procesos de los neurotransmisores y de la actividad neuroquímica que aumentan las sustancias responsables del dolor, como la llamada sustancia P, presente en el tejido encefálico.

 

Por otra parte, en los pacientes de FM se constatan notables déficits de serotonina, la sustancia cerebral responsable de la regulación del dolor. Todo ello provoca en los afectados una sensación intensa y casi constante de dolor sin que existan o se puedan constatar daños en los tejidos. Por añadidura, al dolor se suman indefectiblemente alteraciones de sueño y distintos problemas cognitivos.

 

La  contaminación del aire también puede ser un factor desencadenante. Hasta hace sólo unas pocas décadas, la atmósfera que respirábamos estaba compuesta por cuatro gases principales: oxigeno, nitrógeno, argón y dióxido de carbono (CO2), pero en los últimos años a éstos se les han sumado otros como resultado de la actividad industrial humana.

Es el caso del dióxido de azufre (SO2), que inhibe el desarrollo de las cadenas metabólicas de las plantas y que aún no se sabe a ciencia cierta cómo afecta el

metabolismo humano, aunque, como afirma la doctora Paloma Gómez:

 

“Si se confirma que altera la síntesis de neurotransmisores cerebrales, podría ser otro de los factores implicados en la actual auge de casos de fibromialgia en todo el mundo”

 

Queda por determinar cómo inciden en nuestro organismo la radiación electromagnética y la luz artificial, que además de trastornar el reloj biológico y los biorritmos, podrían interferir en el metabolismo y la síntesis de los neurotransmisores.

 

En general, se cree  que actualmente la FM la padece entre el 1% y el 3% de la población.

Según el estudio EPISER (Estudio de prevalencia de Enfermedades Reumáticas en la Sociedad Española), realizado por Valverde, Ribas, Urbina y Carmona en 2000, la prevalencia de la FM en España es del 2,73% y con un ratio mujer/hombre de 20/1. Estaríamos hablando pues de unas cifras entre 400.000 y 1.200.000 personas afectadas y afinando un poco más, si se tiene en cuenta que la población actual es de 47 millones de personas, el número exacto de afectados seria de 1.316.000.

Para algunos científicos, la sustancial diferencia entre géneros que se constata podría deberse a los efectos de las hormonas que están más presentes en las mujeres sobre los mecanismos nerohormonales, pero para Elena Navarro, presidenta de la Plataforma para la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple, lo que en realidad explicaría la gran desigualdad de la ratio es que, en el fondo, la FM es una enfermedad social. Ésto se explica por la aun enorme desigualdad de trato en una sociedad donde la mujer solo empezó a convertirse en activista de sus propios derechos a partir de los años setenta del pasado siglo.

En cualquier caso, los datos y estimaciones internacionales concluyen que la mayoría de los pacientes de FM son mujeres de entre 34 y 53 años.

En España la FM es la enfermedad músculo-esquelética que más bajas produce por incapacidad laboral y alrededor de  un 20% de los pacientes están prácticamente invalidados para trabajar.

 

4. TRATAMIENTO DE LA FM CON APITERAPIA.

 

4.1  Efectos de la apitoxina en la FM.

La Fibromialgia es, hoy en día, una enfermedad muy complicada de entender, tanto por el paciente como por el  doctor y ésto se debe a que es una enfermedad psico-neuronal, con lo cual sus síntomas no se ven en unos análisis comunes, sino que son unas malas respuestas neuronales en nuestro cuerpo las que producen unos dolores y sensaciones de  malestar insoportables, de ahí la incomprensión de estos pacientes sobre los demás y sobre sí mismos.

Los fármacos empleados hasta hoy sólo sirven para paliar la enfermedad y no para curarla, no existe ninguna pastilla mágica ni nada parecido. Esta enfermedad hay que enfocarla en otro nivel, para poder conseguir resultados positivos y, por qué no, la propia curación.  La APITOXINA tiene unos compuestos químicos muy beneficiosos para la FM y para comprender su función en el tratamiento de la FM debemos entender la Psiconeuroinmunoendocrinología, que, asociada a una buena alimentación, es la base del tratamiento eficaz con apiterapia.

El cerebro participa en el comportamiento de los pensamientos y experiencias socioculturales, donde toda emoción neurológicamente desde el hipocampo a la corteza y centros subcorticales al hipotálamo ponen en movimiento un armonioso malabarismo psicológico, neurológico y hormonal que llamamosPodríamos definir la psiconeuroendocrinología como un armonioso malabarismo en el que entran en juego desde el hipocampo a la corteza cerebral y desde los centros subcortialees hasta el propio hipotálamo. Ello se debe a que el cerebro participa en el comportamiento de los pensamientos y experiencias socioculturales a través de los elementos que constituyen las emociones neuronales.

El sistema inmunitario es sensible a los receptores neuronales que captan información y responden a sentimientos, estados de ánimo, etc. Seleccionados previamente por el hipotálamo, que sería el director de la orquesta dentro del sistema desde el punto de vista funcional. En el sistema nervioso central el hipotálamo está relacionado específicamente con el funcionamiento visceral y endocrino que responde a las diferentes motivaciones y conductas emocionales.

Por el hipotálamo transitan las vías nerviosas del sistema endocrino periférico, relacionando íntimamente el cerebro a la glándula hipófisis anterior conformando el sistema neuroendocrino y el sistema vegetativo que conforma una unidad orgánica funcional que aseguran la armonía del equilibrio humano. El hipotálamo es el centro de las motivaciones y de las necesidades instintivas como el hambre, la sed, etc.

El hipotálamo ejerce un papel preponderante en el estrés, asegurando un equilibrio de nuestro medio interno cuando cualquier daño externo o interno trata de alterarlo, considerando todas estas defensas que se ponen en juego para lograr lo  que llamamos

“síndrome general de adaptación”, descrita hace muchos años por el Dr. Selye, donde el organismo ante una situación externa reacciona a través del hipotálamo dando una respuesta veloz denominada “reacción de alarma” manifiesta por un mecanismo neurovegetativo simpático de defensa, ( alerta, aumento de latidos cardiacos y de la frecuencia respiratoria, vasoconstricción periférica, mayor aporte de sangre al corazón, pulmones, aumento del tono, contracción y fuerza de los músculos esqueléticos, etc.),es decir,  prepara al organismo para la defensa o la huida.

Si la agresión continua, sobreviene una segunda fase llamada “Reacción de resistencia” produciendo una acción neuroendocrina, donde se eleva la producción de ACTH, que estimula la corteza de la glándula suprarrenal para producir hormonas que conservan y mantienen la energía para vencer al agente estresante. Si esta ocurre todo vuelve a la normalidad. De ocurrir lo contrario, disminuyen las defensas, con la aparición de enfermedades de la adaptación, o la muerte.

Esta fase de “agotamiento” se produce por pérdida de los recursos defensivos, por debilitamiento de algunos órganos y factores neurales, humorales y hormonales, donde el hipotálamo actúa como desencadenante y energizante del estado afectivo que influye en las manifestaciones somáticas como el estremecimiento y el aumento de la frecuencia cardiaca que responden a sentimientos como el amor, el odio, miedos o furias.

El hipotálamo impone un biorritmo como protagonista y rector en la relación inmunitaria neurolinfoide. Actúa como un reloj biológico en su relación con la glándula pineal, regido por los cambios de luz y la producción de melatonina máxima durante la noche que induce al sueño.

Hoy se conoce la inervación vegetativa del hipotálamo y los órganos linfoides vinculados con el sistema inmunitario como el timo, bazo y ganglios linfáticos. A su vez el timo ejecuta la producción inmunológica y evolución de los timocitos resultantes de las células T y B. Además en el bazo y los ganglios linfáticos se produce la fagocitosis  y  la inmunidad especifica humoral o celular a través de las células macrófagas, linfocitos y células plasmáticas.

Las lesiones del hipotálamo anterior deprimen la actividad inmunitaria de producción de anticuerpos, con trastornos neurovegetativos, humorales, hormonales. Toda esta comprensión científica es base para la elaboración terapéutica general y sobre todo con “APITOXINA” que estimula y armoniza el eje hipotálamo hipófisis suprarrenal produciendo un estímulo neurohormonal, homeostático, revitalizando y armonizando todo nuestro sistema inmunológico para controlar y prevenir todas la enfermedades autoinmunes y para neoplásicas.

La información del cerebro se trasmite por el impulso nervioso que puede ser exctatorio o inhibitorio, lo realizan los neurotransmisores y neuromediadores que actúan entre una neurona y otra, produciendo modificaciones tanto en la primera como en la segunda neurona.

Las neuronas se vinculan entre sí por el contacto entre sus prolongaciones, denominadas sinapsis en el lugar de contacto. Las neuronas no están fusionadas o unidas, hay una contigüidad entre ellas y son muy sensibles a la falta de aporte de oxígeno y glucosa.

Entre las sinapsis, para que se transmita el impulso nervioso, hay mediadores químicos llamados neurotransmisores. A su vez el impulso a distancia produce secreción endocrina a través de las hormonas, que son sustancias peptídico, proteica o lipídica que a su vez vuelcan a las glándulas de secreción internas al torrente sanguíneo y ejercen estas hormonas a distancia por interacción con sus receptores específicos efectos celulares o tisulares. La palabra hormona proviene del griego ὁρμῶν (del verbo ορμάω, que significa “promover”) y, por lo tanto, son “incitantes” o “estimulantes”. Son sintetizadas por las células del sistema inmune regulando el crecimiento, desarrollo y diferenciación de las distintas células inmunes como así también en la respuesta inmunológica.

 

Los neurotransmisores son aminoácidos o péptidos que actúan sobre receptores específicos neuronales y no neuronales produciendo variados efectos en los que  la  APITOXINA actúa estimulando, regulando y armonizando el impulso nervioso para que la producción de hormonas a distancia produzca una autorregulación de todo el sistema neurovegetativo y endocrino que favorece siempre produciendo de esta manera un equilibrio del sistema de inmunidad y por lo tanto la prevención y tratamiento de todas las enfermedades autoinmunes, displacías y paraneoplasias, etc.

Dentro de los neurotransmisores más comunes destacan a las catecolaminas, que incluyen a la dopamina, noradrenalina, serotonina, la acetilcolina, el ácido gamma-aminobuterico, los aminoácidos excitatorios y el óxido nítrico.

Filo y antigénicamente las hormonas son muy anteriores a los neurotransmisores y antes de la aparición de estos últimos, desempeñaban muchas de sus funciones.

La principal función del sistema inmune  es la discriminación entre lo propio y lo ajeno. El sistema inmune y el sistema nervioso son los dos únicos sistemas del organismo con capacidad de memoria y aprendizaje de sus funciones.

El sistema inmune puede considerarse como un sexto sentido por su capacidad de recibir, procesar y enviar información al SNC.

El SNC y endocrino tiene influencia sobre el inmune, demostrada por la presencia de receptores en leucocitos y órganos linfáticos para variar hormonas, factores hipotalámicos y distintos péptidos. Además, el timo es un órgano linfático, capaz de metabolizar esteroides sexuales. Es de destacar la interrelación por la inervación mediante neurotransmisores a todos los órganos inmunes. Esto explica que la acción hormonal pueda producir cambios inmunológicos y que el sistema inmune pueda, a su vez, originar modificaciones endocrinológicas.

Así se conforma y se interrelaciona el sistema psiconeuroinmunoendocrino, que es el responsable de las respuestas adaptativas e integrativas desde el medio y hacia el medio. Todas las vías que forman el sistema se interrelacionan permanentemente. La alteración de algunas de ellas produce una alteración de todo el sistema.

El sistema nervioso y el sistema endocrino tienen el mismo origen embriológico. Es por eso que la producción de una misma hormona polipeptidica o asteroidea por células del cerebro y del ovario pueden actuar indistintamente como neurotransmisores u hormonas.

Estos dos sistemas, junto con el inmune, actúan permanentemente comprometidos para lograr el mantenimiento de la salud. Su desregulación produce enfermedad que se puede manifestar en el plano físico o psicológico. Una mínima alteración afecta todo el sistema.

 

La psiconeuroinmunoendocrinologia (PNIE)  es un nuevo enfoque terapéutico de la medicina que estudia cómo están relacionados los cuatro sistemas de control y regulatorios que tiene el organismo humano: el psicológico, el neurológico, el inmunológico y el endocrinológico.

 

La comunicación de sus componentes se realiza por diferentes tipos de señalización molecular, donde el psiquiconeurológico está representado por los neurotransmisores; el inmunológico por las interleuquinas y el endocrinológico por las hormonas.

Hoy se sabe, por haberse comprobado científicamente, que cada uno de los componentes que conforman la PNIE, se interrelaciona con los otros, o sobre sí mismo logrando la auto modulación. A su vez es importante destacar  los protagonistas de estas comunicaciones entre los diferentes sistemas que están íntimamente interconectados por los representantes elocuentes que son las citoquinas, neuropéptidos, neurotransmisores, y hormonas pudiendo actuar o ser sintetizados en cualquiera de los tres sistemas representados por el cerebro, hipófisis, tejidos glandulares y células del sistema inmune, que tiene a su vez receptores específicos para las diferentes sustancias biológicas, que permite la interrelación de los subsistemas y sistemas de comunicación entre las diferentes partes del organismo para lograr la elocuencia coherente entre ellos, en lo que respecta a las comunicaciones e interconexión lográndose, de esta manera, un funcionamiento armónico total en permanente interconexión.

 

Logra el sistema respuestas de adaptación e integración como lo hace también la APITOXINA con sus componentes químicos, como son los polipeptidos ( Apamina, Melitina, Minimina) y enzimas como la Fosfolipasa A y Fosfolipasa B y los otros componentes de la formula química del veneno de abejas citadas anteriormente.

Estimulan y modulan el funcionamiento del sistema, sobre todo el eje neurohormonal del hipotálamo, hipofiso, suprarrenal y el sistema inmunológico, movilizando fuerzas y efectos protectrices del organismo en la prevención y tratamiento de todas las enfermedades autoinmunes y paraneuroplacicas.

La APITOXINA es un activo agente inmunológico, de comprobado efecto preventivo y curativo, constatado perfectamente en trabajos de investigación durante muchos años en centros de investigaciones apícolas, demostrando  que, aplicada correctamente en pacientes con enfermedades autoinmunes tan graves como la fibromialgia, pueden obtener unos resultados impresionantes, llegando, incluso, a  la curación de estos enfermos.

El tratamiento farmacológico de la FM es muy agresivo para el organismo, ya que se trata de compuestos activos muy potentes y muy duros, los recetados de manera más frecuente por un médico especialista son:

 ·           Fármacos  para el dolor (dolor neuropatico, antiinflamatorios y relajantes musculares).   Lirica 150-300, Diclofenaco 50mg, valium 5mg, Sirdalud 2mg, Airtal, Myolastam 50mg.

·           Fármacos para la ansiedad, ansiolíticos: Noctamid 2mg, Alapryl, Malazepam, Lorazepam 1mg.

·           Fármacos para la depresión , antidepresivos: Sertralina 50mg, Deprax 100mg.

Todos estos fármacos contienen principios activos como son la Pregabalina, el Lormetazepam, Halazepam, Sertralina, Tetrazepam, Tizanidina, Trazadona, Diazepam, Diclofenaco.

Todas estas sustancias tienen muchos efectos secundarios tales como:

·           Cansancio

·           Mareos

·           Dolor de cabeza

·           Nauseas

·           Vómitos

·           Estreñimiento

·           Gases

·           Temblores

·           Debilidad

·           Aumento de peso

·           Ansiedad

·           Visión borrosa

·           Contingencia urinaria

·           Sequedad de boca

·           Somnolencia

·           Sudoración excesiva

·           Alteraciones del oído

·           Taquicardias

·           Alteraciones del hígado

·           Alteraciones del riñón

·           Hipotensión

·           Embotamiento afectivo

·           Sensación de ahogo

·           Anorexia

·           Diplopía

Como podemos observar, los efectos secundarios son muy numerosos y muy preocupantes para las personas que padecen esta enfermedad, pero no tienen otra salida, ya que no existe la pastilla mágica para curar la FM. Viendo en qué situación se encuentra cualquier paciente al que se le diagnostica FM, podemos imaginar que el panorama que se le presenta no es muy alentador. Por el contrario, podemos afirmar con rotundidad que sí existe una sustancia maravillosa, que procede de la naturaleza misma, más concretamente en las abejas y es su veneno, la APITOXINA. De hecho, sus componentes suplen a todos estos fármacos mencionados anteriormente y, lo más importante, evita sobre el paciente todos estos efectos secundarios secundarios tan nocivos para el organismo. El único efecto secundario que podríamos encontrarnos es la hinchazón y el picor posterior a la picada (excepto si la persona presenta alergia al veneo de la abeja).

La Apitoxina posee varias acciones principales, se destacan por experiencia y trabajos internacionales las siguientes:

·           Antiinflamatoria

Por acción de las fracciones: Fracción Péptido 401- Fracción Adolapin que inhibe la acción de la ciclooxigenasa y la biosíntesis de las prostaglandinas. Fracción Apamina que inhibe a la serotonina. La apamina y melitina estimulan la hipófisis y suprarrenales elevando los niveles de cortisol endógenos. Ésto anula con creces a los fármacos antiinflamatorios, que tanto dañan el hígado, el intestino y los riñones de los pacientes.

·           Analgésica

Esta acción se manifiesta por la Fracción Adolopin polipectido de PM 11.500, que inhibe a la enzima ciclooxigenasa y a la síntesis de prostaglandinas productoras del dolor que a la vez están vinculadas con las inflamaciones. La fracción adolapin estimula la liberación de endorfinas, súper analgésicos endógenos.

·           Vasomotora

El veneno actúa con sus componentes químicos biológicamente activos como la melitina en las paredes de los vasos arteriales y las sustancias que eliminan los tejidos como la Histamina, mejorando la microcirculación de los capilares y la circulación sanguínea general en los tratamientos con Apitoxina. 

·           Inmunoactivante

Estimula el sistema inmunológico, lo que se manifiesta en la formación de las células multinucleares, monocitos, macrófagos, linfocitos T y B. Las inmunoglobulinas y el cortisol.

·           Erectropoyetica

Según trabajos científicos publicados por Orlov y colaboradores (1987) aumenta marcadamente la formación de los elementos constituyentes de la sangre. Es por lo dicho un antianémico.

 

·           Hipotensora

El veneno de abeja produce hipotensión  y dilata los vasos cerebrales por la acción de la Melitina, la PLA2 y la histamina. Por eso le la usa también en pacientes hipertensos y en la arteriosclerosis general y cerebral.

 

·           Fibrinolitica

Evita que se coagule la sangre por acción de la melitina.

 

·           Antiagregante Plaquetario

Al administrar la apitoxina, sus componentes actúan sobre los trombocitos evitando la aglutinación de las plaquetas sanguíneas.

 

·           Antibiótica, Antiviral y Antimicótica

Inhibe el desarrollo de bacterias, hongos y virus por acción de la Fosfolipasa A2, que cataliza la hidrolisis de los lípidos que contienen los virus inactivándolos.

 

·           Antitumoral

            Involucra la acción de la Fosfolipasa A2 (PLA2) Fosfolipasa B (PLB) o

Lisofosfolipasa y Melitina y un subproducto de la PLA2 que actua sobre las membranas celulares, la Lisofosfatidilcolina (Lisolesitina).

La Fosfolipasa A2 como la Melitina actúan sobre la bicapa fosfolipidica destruyendo sus membranas celulares de los tumores, destruye las membranas y los ácidos grasos. La fracción Fosfolipasa B disminuye la cantidad de Lisolecitina, favoreciendo la acción de la Fosfolipasa A2.

Las células tumorales son ricas en glicerolipidos y, por lo tanto, han perdido la capacidad de bloquear la acción lítica de la Apitoxina que termina destruyendo las células neoplacicas.

 

·           Antiarrítmica

Son responsables de esta acción la fracción Cardiopep en el sistema cardiovascular disminuyendo la arritmia, las extrasístoles y las taquicardias paroxísticas. La Melitina y otros péptidos otorgan al miocardio una poderosa acción antiarritmica y cardioestimulante.

 

·           Cardiotonica

Por la Fracción Cardiopep, aumentan el ritmo y fuerza del miocardio, aumenta el flujo sanguíneo aórtico y la contracción del ventrículo derecho, sin alteración de la presión arterial y la presión venosa central.

La Fracción Cardiopep, tiene una acción Betaadrenergica en donde el ritmo y la fuerza cardiaca aumentada no está relacionada con la vasodilatación o la vasocontriccion.

La Melitina y otros péptidos del veneno tienen similares efectos cardioestimulantes y cardioprotectores por ser antioxidantes a nivel del corazón.

Estimula el hipotálamo, hipófisis y glándula suprarrenal haciendo producir corticoides por un reflejo neuro- hormonal.

 

Éstas son las principales acciones de la Apitoxina, que como se demuestra resultan las más indicadas para el tratamiento de la Fibromialgia, teniendo siempre en cuenta que la apitoxina será aplicara a un paciente con FM por un apiterapeuta y nunca por el mismo paciente u otra persona no instruida en la materia.

 

 

 

 

Visto: 1307